Antes de correr, para y aprende a correr.

Segundo viento: ¿cómo retirarse y empezar a correr ultramaratones?

Mi abuela me tejió un suéter; suena un poco más natural al oído que lo que mi abuela corrió 250 km en Perú. Marina Vnukova , la heroína de nuestra entrevista, un ejemplo único en su género. Sus objetivos de carrera a los 57 años son increíbles, y los lugares para trotar y la complejidad de las distancias que recorrió te hacen pensar: ¿puedo hacer eso?

Cuando conocimos a Marina, me sorprendió mucho que en mi juventud hubiera maratones. ella no corrió y reveló su talento después de la jubilación. Para mí, su historia es un motivador único y una oportunidad para entender que nuestra vida no termina en la jubilación, después de los 50, después de los 45 ... es diversa y absolutamente increíble, y cada nueva etapa depende solo de nosotros. Pero lo primero es lo primero.

Segundo viento: ¿cómo retirarse y empezar a correr ultramaratones?

Foto: Olga Maykopova

- Marina, cuéntanos cómo empezó tu pasión por el deporte.
- Durante mis años de estudiante fui a campamentos. Incluso tengo una insignia URSS Mountaineer, recibida hace 40 años. Pero como nuestro país pasó luego por dificultades, tuve que lidiar con estas dificultades y no hubo tiempo para los deportes ( sonríe ). Luego, cuando mis hijos crecieron, realicé mi sueño: ir al Himalaya. Para prepararme, tuve que correr durante seis meses para que no hubiera mal de altura, para que el cuerpo se adaptara. Al principio, no podía correr ni siquiera 10 kilómetros. Corrí 3 kilómetros y luego caminé a paso ligero, de modo que el cuerpo estaba trabajando, en movimiento. Al final, me dieron 10 kilómetros con mucha facilidad.

Superé mi primera pista con mucha facilidad. Nuestro guía de habla rusa resultó ser un organizador de eventos y me invitó a correr. Allí corrí 21 kilómetros y me puse a correr. No puedo competir con personas que han practicado deportes desde la infancia, en términos de velocidad, así que comencé a correr para resistir. Fui a dos carreras de varios días: Fuerteventura - 120 km, 4 etapas y Perú - 250 km, 6 etapas.

- ¿Dónde empezaste a correr?
- Empecé a correr en Zhulebinsky parque Forestal. Hay caminos bastante rectos que se mojan con la lluvia. Como necesitaba algunas irregularidades para correr en la montaña, comencé a ir a entrenamientos gratuitos en Vorobyovy Gory, en la estación de metro de Nagornaya, donde hay colinas, con el fin de calcular los movimientos apropiados cuesta arriba. distancias más largas, como es interesante, hay una oportunidad para pensar, observar la naturaleza. Yo lo llamo un turista corriendo, cuando hablo con los líderes me pregunto si han visto los distintos lugares que corrimos, pero siempre responden que no, ya que intentaron correr rápido. Y no tengo prisa, así que puedo examinar adecuadamente a los animales, la hermosa naturaleza.

- ¿Sigues el ritmo?
- Solo tengo mi teléfono conmigo, pero no sin usar nada. Me dieron un monitor de frecuencia cardíaca para el pecho, pero me siento incómodo corriendo con él. Es más ancho que mi brazo y presiona los huesos, así que se lo di a otra persona yYo corro a la antigua. Cuando una persona ha estado corriendo durante muchos años, siente el cuerpo, sabe cuándo detenerse, tomar un descanso, si el pulso es demasiado fuerte. Cuando tuve que visitar la carpa médica en el Maratón de Moscú, solo vi hombres ( risas ). Probablemente les funcione menos el sentido de autoconservación, para las mujeres no es así, tienen que pensar en la familia ( sonríe ). No necesitamos probarnos algo entre nosotros.

- ¿Está de acuerdo con el hecho de que las mujeres aumentan su resistencia con la edad?
- De acuerdo. En los Juegos Olímpicos de Barcelona me asombró nuestro maratón, era una mujer mayor. Leí mucho sobre eso más tarde, y la resistencia aparece con la edad. Por tanto, no en vano hay un límite de edad en muchas razas: no se les permite hasta los 18, ni siquiera hasta los 21, porque el cuerpo debe crecer y madurar.

Segundo viento: ¿cómo retirarse y empezar a correr ultramaratones?

Foto: Olga Maykopova

- Tienes muchos conocimientos médicos. ¿Tiene alguna relación con tu profesión?
- De profesión soy ingeniero, pero por vocación resulta que soy corredor ( risas ). Al principio leí en Internet, pero hay muchas notas de no especialistas que se copian entre sí. La fuente más confiable son los libros de texto de las universidades médicas sobre fisiología del deporte. Los datos se verifican experimentalmente, por lo que creo más en la ciencia.

- ¿Tienes las condiciones óptimas para correr? ¿Cuál es la temperatura más cómoda para ti?
- En 2016, la Maratón de Moscú tuvo una temperatura bastante agradable. En general, me encanta el calor, me encanta correr en el desierto. El cuerpo ya en el segundo día se adapta al calor, que es a la sombra más 35, y al sol 50. Corrí a Perú por el desierto de Ica, y allí, a pesar del calor, es cómodo correr porque sopla el viento frío. Al anochecer la temperatura baja a casi 0ºC.

- ¿Cómo te preparaste para Perú?
- Leí diferentes planes, pero me parece que todo es muy individual. Entrené durante mucho tiempo en el calor, cuando el sol está arriba y el más caluroso. Corrió hasta enfermarse, luego dio un paso, pero trató de mantenerse cerca del sol e imitar las condiciones en las que tendría que correr. Corrí hasta 150 km a la semana, 500 km al mes. Así que intenté adaptarme a las condiciones naturales.

Segundo viento: ¿cómo retirarse y empezar a correr ultramaratones?

Foto: Olga Maykopova

- ¿Cómo prepararse para semejante maratón? ¿Y qué llevar contigo?
- En estos maratones, los organizadores solo nos proporcionaron una carpa. El resto lo llevamos nosotros mismos. El peso mínimo era de 6 kg, si alguien no tenía suficiente, entonces informaba, de lo contrario podría ser descalificado. Teníamos que consumir 2,000 calorías por día, todos los paquetes tenían que estar etiquetados con la composición y el contenido calórico. Los organizadores nos dieron agua.

Nos llevamos todo lo demás: un saco de dormir, una alfombra, ropa. Pesé todo: un saco de dormir - 280 gramos, una alfombra - 300 gramos, 4 kg de comida liofilizada. Estoy adelantadoMe akupa la comida y la pesé, anoté el contenido calórico. No llevaba ropa de abrigo, solo camiseta y calcetines, así que tuve que caminar por el campamento en un saco de dormir. Debido a que por la noche hace frío y vientos fuertes, a veces ni siquiera era posible montar la carpa, ya que la estaban demoliendo. Una vez tuve que pasar la noche en una carpa pública, había unas 50 personas. Tuve que ajustarme todo, correr con bolsa, entrenar con carga, sin embargo, hubo que poner camisetas de repuesto en los hombros, porque había un sensor GPS en un hombro para que los organizadores pudieran saber si una persona se desmayaba. En este caso, llega un helicóptero o llega un jeep.

- ¿Cómo navegar cuando corres esas distancias?
- Los organizadores marcan la pista, a veces cuelgan cintas. Como no hay nada en el desierto, había pequeños montículos hechos de piedras, repintados en un brillante color verde carmesí. Es decir, las pirámides se pueden ver desde lejos. En los tramos nocturnos, corríamos con faros. Los organizadores pusieron palos brillantes, fuimos guiados por las luces.

- ¿En qué intervalos está marcada la pista?

- La pista está marcada a unos 300-500 metros. Es decir, a la vista. Si hay alturas naturales, entonces se colocan de manera que pueda correr de pirámide en pirámide. El marcado es suficientemente bueno. Si el viento es fuerte, empiezas a correr despacio y sigues las huellas en la arena.

Segundo viento: ¿cómo retirarse y empezar a correr ultramaratones?

Foto: Olga Maykopova

- ¿Cuánto tiempo pasas parando en este tipo de competiciones?
- Durante las etapas en las que participé, se da una noche de sueño completo. No hubo tramos para correr de noche, al menos no para los que corren rápido. La etapa larga se dio 34 horas, pero la corrí en 11. Es decir, dormí completamente. Pero no todo el mundo, según la tradición, se despierta por la mañana y se encuentra con los que corrieron toda la noche. En nuestro caso, eran japoneses ancianos, casi caminaban todo el camino. Y la gente los recibió con aplausos. Personas canas, con mochilas, caminando con bastones - por supuesto, esto exige respeto.

- ¿Cómo recargar a distancia?
- Me llevo geles con cafeína y guaraná y disuelva la pastilla para correr. Contiene todas las sales y vitaminas necesarias. Conmigo tengo un frasco de agua limpia, el segundo con una solución. Por lo general, en los puntos de reabastecimiento de combustible donde nos dan agua, dejo caer una pastilla y corro hasta la siguiente etapa.

- ¿Qué importancia tiene el equipo a tales distancias?
- Es importante encontrar su tipo de equipo. Me sobrecaliento muy rápido, así que siempre corro con ropa ligera. Y ahora me han elegido embajador de la marca Hoka. Tienen zapatos muy cómodos. Es suave y en las carreras por el desierto la mayoría de los corredores usan estos zapatos. Tienen una gran huella, muy buen apoyo, que suaviza el impacto en los tramos rocosos del campo. Todo lo que llevo al desierto es de Hoka. Peso cosas hasta un gramo en una balanza para que tenganera el peso mínimo.

Otro punto interesante - la selección de calcetines. En el desierto, todos corrían en cinco dedos, pero compré varios pares y resultaron ser incómodos. Por lo tanto, sobre todo me gustaron los simples calcetines de lana. Por extraño que parezca, pero con el calor era lo que necesitabas. Todos acudieron a los médicos en busca de ayuda contra los callos. Y simplemente me lavaron los ojos de la arena.

En general, debes elegir tus zapatos con mucho cuidado. Tomo zapatillas de deporte una y media a dos tallas más grandes, porque mis piernas se hinchan con el calor. Tengo varios pares de Hokas para todas las ocasiones. Recientemente corrí un maratón en Yalta. Es asfaltado, pero montañoso, así que hice maratones. Elijo la formación para la ciudad.

Segundo viento: ¿cómo retirarse y empezar a correr ultramaratones?

Foto: Olga Maykopova

- Cómo ¿Tu familia es tu pasatiempo?
- La familia está muy feliz. En la jubilación, encontré mi vocación, porque soy una persona móvil. A los 35, aprendí a esquiar. Fuimos a las montañas con nuestra pequeña hija. Mi hijo y mi esposo no corren ningún riesgo en este sentido ( sonríe ).

- ¿Dónde encontrar la motivación?
- Todo el mundo tiene algo propio : algunos quieren perder peso, los delgados quieren fortalecer. Para mí, la motivación es viajar. Nunca hubiera visto estos pequeños pueblos si no hubiera comenzado a correr. No me gusta ganar, incluso me da vergüenza cuando adelanto a alguien, sobre todo si conozco a estas personas. Solo corro porque es interesante. También me gusta hablar con la gente. Por ejemplo, hablo con fumadores adolescentes en el parque. A menudo me preguntan por qué corro, qué tipo de zapatillas tengo. Les cuento todo, digo, pero calculemos cuánto ahorrarás al mes si no fumas. Y la gente piensa. Es muy grato que muchas personas escriban en las redes sociales que les motivo. Esta es una de esas razones que te hacen correr.

Segundo viento: ¿cómo retirarse y empezar a correr ultramaratones?

Sami en estado de shock: los 5 desafíos deportivos más locos

Una selección de las competiciones y desafíos más locos que se han lanzado los atletas. Parte 1.

Residente & Nach - Rap Bruto (Official Video)

Publicación anterior Cómo ejercitarse adecuadamente en el frío para no enfermarse
Publicación siguiente Instrucción para padres: tenis para niños